Saltar al contenido principal

Nuncio Apostólico se despide del presidente Lenín Moreno y de Ecuador

El presidente de la República, Lenín Moreno, recibió el viernes en Quito la visita del Nuncio Apostólico, Giacomo Ottonello, quien concluyó su misión diplomática en Ecuador.

Quito (Pichincha).- El presidente de la República, Lenín Moreno, recibió el viernes en Quito la visita del Nuncio Apostólico, Giacomo Ottonello, quien concluyó su misión diplomática en Ecuador. A la cita, que se desarrolló en el Salón Protocolar del Palacio de Carondelet, acudió también el arzobispo de Quito, monseñor Fausto Trávez y la ministra de Relaciones Exteriores, María Fernanda Espinosa.

El representante diplomático de El Vaticano se despidió del mandatario ecuatoriano y le deseó éxitos en sus funciones al frente del país. Ottonello, quien intercambió visiones con el Primer Mandatario sobre el papel de la Iglesia Católica y su líder el Papa Francisco, se retira del país tras 12 años de funciones a cargo de la misión diplomática de la Santa Sede.

“Quiero no solo despedirme, sino agradecer a todos los ecuatorianos por cómo me han recibido, acompañado y ayudado en estos años”.

El prelado aseguró que durante su estadía se sintió como un ecuatoriano más. “Quiero no solo despedirme, sino agradecer a todos los ecuatorianos por cómo me han recibido, acompañado y ayudado en estos años”, acotó.

En su corto mensaje a la prensa, el prelado italiano agregó que abriga la posibilidad de retornar al Ecuador para residir aquí. “Agradecer al Ecuador es lo mínimo que puedo hacer”, añadió.

Monseñor Giacomo Ottonello fue designado como Nuncio Apostólico en representación del Vaticano en febrero de 2005.

Ottonello nació en Italia en 1946, ha sido Nuncio Apostólico en Panamá y representante del Vaticano en Polonia, Francia, Líbano y Pakistán. Reemplazó a Alain Paul Lebeaupin en la Nunciatura.